La ciudad de Florencia ha ideado un método de comunicación creativa: cerca de 200 grafiti hechos a base de yogur y yeso fácilmente eliminables, con escritos destinados tanto a florentinos como a visitantes, para invitarles a no ensuciar y no adquirir productos falsificados.

Estas pintadas forman parte de la campaña de sensibilización ciudadana que lleva el lema “INVASIÓN CÍVICA”. La misión que arrancó el mes de junio, en pleno período estival, coincidiendo con la masiva llegada de turistas, tiene el objetivo de promover las buenas relaciones civiles.

La particularidad de estos grafitis está, no solo en el mensaje que transmiten, claro y contundente, – “Be aware! If you buy from illegal Street vendors you feed crime. You can be fined up to 7.000 euro”, “Animale! Quando non la raccogli l’animale non è il tu ocane, sei tu! La multa di 160 euro” y “Salvaggio! Non lasciare riffiuti ingombranti in Strada. Se chiami l’199-163315. Il ritiro è gratis”-, sino el material con el que se pintan, totalmente biodegradable, una mezcla hecha de yogurt y yeso, fácilmente eliminable con agua. Sin duda, estos diseños predican con el ejemplo: no tienen ningún impacto ambiental y además, llaman a la “buena educación de los turistas”.